ropa-tendida

 

Para evitar que las prendas destiñan y se deterioren, recomendamos estos sencillos pasos:

  • Antes que nada debemos separar las prendas blancas y de colores claros de las oscuras.
  • El primer lavado de una prenda de color siempre suelta algo de tinte, por ello es recomendable que lo hagamos a mano, por separado y en agua fría. Al agua le añadiremos junto con el detergente habitual (no abrasivo), un puñado de sal y/o un chorrito de vinagre, esto ayudará a que los tintes se fijen.
    Muy importante es no dejar la ropa en remojo y aclarar con abundante agua fría.
  • Es conveniente cerrar las cremalleras y voltear la ropa del revés para que se maltrate menos al frotar.
  • Si decides lavar a máquina, echa junto con el detergente una cucharada sopera de sal. Selecciona un programa suave y utiliza agua fría. No uses demasiado detergente ya que se podría manchar la ropa.
  • Separa la ropa delicada de la de uso diario, si es posible utiliza una bolsa o malla de las que se venden para este fin y que evitan que la ropa fina se maltrate o deforme al dar vueltas por la lavadora.
  • Es importante leer la etiqueta del fabricante en la que aparece las instrucciones recomendadas de lavado para dicha prenda.

Si sigues estos sencillos pasos, tu ropa lucirá como nueva por más tiempo.